Ácido hialurónico (AH)

¿QUÉ ES EL ÁCIDO HIALURÓNICO (AH)?

Sin duda el material de relleno por excelencia. Es el más conocido y el más usado, y es que el ácido hialurónico es una molécula que ya se encuentra formando parte de nuestro organismo, principalmente en la piel, las articulaciones y los cartílagos. Constantemente el ácido hialurónico de nuestro organismo se está renovando, lo cual implica una destrucción del existente y una síntesis de nuevas moléculas, esto se debe a la acción de la hialuronidasa, una enzima que ayuda en estos procesos.

Es fundamental que el paciente entienda que podemos diferenciar dos grandes grupos dentro del ácido hialurónico que utilizamos en medicina estética. Simplificando mucho tenemos:

  • Ácido hialurónico NO reticulado: solamente nos va a aportar hidratación. Es el ácido hialurónico que se usa normalmente en tratamientos de mesoterapia.
  • Ácido hialurónico reticulado: además de hidratar nos va a aportar volumen. Y ojo, volumen no es sinónimo de hinchado. Aportar volúmenes a un rostro no es algo que nos deba asustar, y es que nuestra cara con el paso de los años va perdiendo masa ósea y grasa y se produce una depleción de volúmenes. Reponer estos volúmenes NO hincha, simplemente nos aporta un soporte para las estructuras faciales permitiendo levantar el conjunto del rostro. Es el ácido hialurónico que se utiliza para rejuvenecimiento facial y tensado, prevención del envejecimiento, relleno de labios, relleno de ojeras, rinomodelación sin cirugía, tratamiento de arrugas finas, tratamiento de surcos…

Dependiendo del grado de reticulación de la molécula, su duración media va desde los 6 hasta los 24 meses. En general recomiendo realizar la mayoría de los tratamientos una vez al año. Los resultados son inmediatos aunque siempre hacemos una revisión cuando ya ha bajado la leve inflamación que producen estos tratamientos.

El ácido hialurónico es uno de mis mayores aliados en la consulta.

Es un tratamiento que produce una molestia o dolor leve que se tolera muy bien en general. El ácido hialurónico que utilizamos lleva incorporado anestésico para minimizar el dolor del procedimiento que tiene una duración de unos 30 minutos.

El ácido hialurónico tiene una duración estimada de entre 6 y hasta 24 meses. Por ello se recomienda realizar el tratamiento entre 1 y dos veces al año.

Los resultados ya comienzan a observarse prácticamente por completo de forma inmediata. Sí que es cierto que se producen ligeras variaciones en los resultados debidas a la inflamación que conlleva el tratamiento por mínima que sea, motivo por el cual realizamos una revisión del tratamiento normalmente a las dos semanas.

No es necesario ningún cuidado pre-tratamiento específico aunque se recomienda evitar el consumo de alcohol. En personas con tendencia a infecciones herpéticas se suele recomendar realizar una profilaxis antiherpética los días anteriores.

Después del tratamiento siempre recomendamos al paciente que no masajee la zona tratada salvo que se le indique expresamente lo contrario, y que evite ejercicio físico, saunas o piscinas. En algunos casos se puede pautar una medicación para ayudar a prevenir o disminuir la inflamación resultante del tratamiento o para evitar infecciones.

Como todos los tratamientos, siempre conllevan algún riesgo. Los más frecuentes en el caso del ácido hialurónico son la aparición de pequeños hematomas.

Pide una cita