Peelings Químicos

¿QUÉ ES EL PEELING QUÍMICO?

Los peelings químicos son combinaciones de ácidos a distintas concentraciones que permiten renovar las capas más superficiales de la piel, permitiendo el tratamiento de manchas y discromías cutáneas, acné, cicatrices, poros aumentados, mejorar textura de la piel, etc.

En general la mayoría de los peelings químicos producen un pelado de la piel que suele comenzar a las 48h del tratamiento y prolongarse hasta una semana después del tratamiento según la agresividad del mismo.

Como novedad existen peelings que producen una bioestimulación y regeneración cutánea evitando el pelado típico, aunque no son aptos para el tratamiento de todas las condiciones arriba mencionadas.

Es un tratamiento indoloro que produce escozor de leve a moderado según el tipo de peeling y la sensibilidad de la piel. Para mejorar el escozor aplicamos aire frío. El procedimiento tiene una duración de unos 20-30 minutos.

Generalmente cuando realizamos peelings debemos realizar entre 3 y 5 sesiones según el peeling y dejar entre ellas de 2 a 3 semanas para permitir que la piel regenere tras el tratamiento.

Los resultados comienzan a observarse tras el pelado que suele ocurrir aproximadamente a la semana del tratamiento. Una vez que la piel acaba de pelarse podemos observar la mejoría. Muchos peelings tienen además un efecto flash de luminosidad y tensión en la piel que dura unas 24-48 horas.

No es necesario ningún cuidado pre-tratamiento específico aunque se recomienda evitar el consumo de alcohol. En personas con tendencia a infecciones herpéticas se suele recomendar realizar una profilaxis antiherpética los días anteriores.
Después del tratamiento siempre recomendamos al paciente que aplique una crema regeneradora, y que evite ejercicio físico, saunas o piscinas.

Como todos los tratamientos, siempre conllevan algún riesgo. El más frecuente es que con la exposición solar pueda aparecer alguna mancha si no realizamos la correcta fotoprotección. En algunos casos pueden producirse reacciones alérgicas, por ello es muy importante realizar una historia clínica precisa y tener muy en cuenta las alergias como por ejemplo a la aspirina.

Pide una cita