Inductores de colágeno

¿QUÉ SON LOS INDUCTORES DE COLÁGENO?

El Ellansé o ácido poliláctico basa su acción en la estimulación de colágeno permitiendo realizar un tensado facial y tratamiento de surcos y arrugas aportando elasticidad y grosor a la piel. Existen varios tipos de Ellansé según la duración de sus resultados, que va desde el año hasta los cuatro años.

La hidroxiapatita cálcica, más conocida por uno de sus nombres comerciales, Radiesse, es un material de relleno que de forma natural se encuentra en nuestro organismo formando parte de estructuras óseas.

La hidroxiapatita tiene un doble efecto, permite voluminizar e induce la producción de colágeno por parte de nuestro organismo. Como nuestro organismo tarda entre 4 y 6 semanas en producir colágeno, veremos dos efectos, el primero resultante de la voluminización y en un segundo tiempo el resultante del estímulo de colágeno.

La hidroxiapatita permite realizar tratamientos de lifting sin cirugía, rejuvenecimiento de manos y rinomodelación sin cirugía. Tiene una duración de hasta 18 meses.

Es un tratamiento que produce una molestia o dolor leve que se tolera muy bien en general. Los inductores de colágeno se inyectan diluidos con anestésico local lo que minimiza el dolor del procedimiento que tiene una duración de unos 30 minutos.

Los inductores de colágeno tienen una duración estimada de entre 12 y hasta 24 meses. Por ello se recomienda realizar el tratamiento de forma anual o bianual.

Observaremos un primer resultado debido a la inflamación del tejido y a los vehiculizantes del producto de forma inmediata, pero el verdadero resultado no se apreciará hasta pasados de uno a dos meses. Es habitual que el paciente se note un resultado inmediato y pasadas un par de semanas note una bajada de ese resultado e incluso se vea como si no se hubiese realizado ningún tratamiento. Hay que tener paciencia, los resultados tardan un mes en empezar a observarse.

No es necesario ningún cuidado pre-tratamiento específico aunque se recomienda evitar el consumo de alcohol. En personas con tendencia a infecciones herpéticas se suele recomendar realizar una profilaxis antiherpética los días anteriores.

Después del tratamiento siempre recomendamos al paciente que no masajee la zona tratada salvo que se le indique expresamente lo contrario, y que evite ejercicio físico, saunas o piscinas. En algunos casos se puede pautar una medicación para ayudar a prevenir o disminuir la inflamación resultante del tratamiento o para evitar infecciones.

Como todos los tratamientos, siempre conllevan algún riesgo. Los más frecuentes en el caso de los inductores de colágeno son la aparición de pequeños hematomas.

Pide una cita