Relleno de labios

¿QUÉ ES EL RELLENO DE LABIOS?

Los labios con la edad van perdiendo su forma y su grosor o a veces simplemente nos encontramos con pacientes que no se sienten cómodas con sus labios porque los ven muy finos. Ante estas situaciones los tratamientos de relleno de labios consiguen aumentar el volumen de los mismos según las necesidades del paciente.

No nos gustan los labios excesivos y nuestro trabajo se basa siempre en la naturalidad de los tratamientos, consiguiendo una armonía en el rostro y respetando las facciones de nuestros pacientes. A veces un relleno de labios no implica un volumen extra, si no recuperar el volumen original del labio y la estructura que vamos perdiendo con la edad. Los diferentes tipos de ácido hialurónico nos permiten tratamientos individualizados con rangos de volumen variados según lo que cada paciente necesite.

Es un tratamiento que produce una molestia o dolor leve que se tolera muy bien en general. Se puede aplicar anestesia tópica (crema) o local infiltrada (como la del dentista). El ácido hialurónico que utilizamos lleva incorporado anestésico para minimizar el dolor del procedimiento que tiene una duración de unos 15-20 minutos.

El ácido hialurónico para el perfilado de labios tiene una duración estimada de entre 6 y 9 meses. Por ello se recomienda realizar el tratamiento entre 1 y dos veces al año según las necesidades.

El ácido hialurónico para el relleno de labios tiene una duración estimada de entre 6 y 12 meses. Por ello se recomienda realizar el tratamiento entre 1 y dos veces al año según las necesidades.

No es necesario ningún cuidado pre-tratamiento específico aunque se recomienda evitar el consumo de alcohol. En personas con tendencia a infecciones herpéticas se suele recomendar realizar una profilaxis antiherpética los días anteriores.
Después del tratamiento siempre recomendamos al paciente que no masajee la zona tratada salvo que se le indique expresamente lo contrario, y que evite ejercicio físico, saunas o piscinas. En algunos casos se puede pautar una medicación para ayudar a prevenir o disminuir la inflamación resultante del tratamiento o para evitar infecciones.

Como todos los tratamientos, siempre conllevan algún riesgo. Los más frecuentes en el caso del ácido hialurónico son la aparición de pequeños hematomas.

Pide una cita