Sonrisa gingival

¿QUÉ ES LA SONRISA GINGIVAL?

En medicina estética hablamos de sonrisa gingival cuando el paciente al sonreír expone más de 3 o 4 mm de encía. Generalmente la sonrisa gingival suele acomplejar a los pacientes, que no sonríen con libertad si no que siempre están pendientes de sonreír lo justo para que no se les vea la encía.

Aunque esta problemática se suele ir corrigiendo con la edad debido al proceso de envejecimiento, es un motivo de consulta habitual en pacientes de 20 a 45 años.

Existen múltiples tratamientos para corregir la sonrisa gingival, que van desde los tratamientos quirúrgicos hasta los tratamientos médico estéticos mínimamente invasivos. A mí personalmente me encantan los resultados que conseguimos con un buen tratamiento con ácido hialurónico que en manos expertas consigue lo que llamamos miomodulación (el ácido hialurónico consigue regular la contracción excesiva responsable de la sonrisa gingival). Si bien es cierto que la corrección también se puede conseguir con uso de toxina botulínica (botox), personalmente creo que perdemos parte de la autenticidad de la sonrisa del paciente. Por eso elegimos el tratamiento con ácido hialurónico para la sonrisa gingival.

Es un tratamiento que produce una molestia o dolor leve que se tolera muy bien en general. El ácido hialurónico que utilizamos lleva incorporado anestésico para minimizar el dolor del procedimiento que tiene una duración de unos 20-30 minutos.

El ácido hialurónico tiene una duración estimada de entre 9 y hasta 24 meses. Por ello se recomienda realizar el tratamiento una vez al año.

Los resultados ya comienzan a observarse prácticamente por completo de forma inmediata. Sí que es cierto que se producen ligeras variaciones en los resultados debidas a la inflamación que conlleva el tratamiento por mínima que sea, motivo por el cual realizamos una revisión del tratamiento normalmente a las dos semanas.

No es necesario ningún cuidado pre-tratamiento específico aunque se recomienda evitar el consumo de alcohol. En personas con tendencia a infecciones herpéticas se suele recomendar realizar una profilaxis antiherpética los días anteriores.
Después del tratamiento siempre recomendamos al paciente que no masajee la zona tratada salvo que se le indique expresamente lo contrario, y que evite ejercicio físico, saunas o piscinas. En algunos casos se puede pautar una medicación para ayudar a prevenir o disminuir la inflamación resultante del tratamiento o para evitar infecciones.

Como todos los tratamientos, siempre conllevan algún riesgo. Los más frecuentes en el caso del ácido hialurónico son la aparición de pequeños hematomas.

Pide una cita