Tratamientos para mentón

¿QUÉ SON LOS TRATAMIENTOS PARA MENTÓN?

El mentón suele ser el gran olvidado en cuanto a tratamientos faciales se refiere, aunque cada vez va cobrando mayor importancia y los pacientes empiezan a ser conscientes de su importancia en la armonización del rostro.

El tratamiento del mentón lo llevamos a cabo con ácido hialurónico, un material totalmente biocompatible y reabsorbible que de forma natural ya forma parte de nuestro organismo. Con pequeñas inyecciones de ácido hialurónico en el mentón conseguimos una armonización del rostro y el perfil de nuestros pacientes, a la vez que mejora de la papada y de la flácidez del cuello.

Es un tratamiento que produce una molestia o dolor leve que se tolera muy bien en general. El ácido hialurónico que utilizamos lleva incorporado anestésico para minimizar el dolor del procedimiento que tiene una duración de unos 30-45 minutos.

El ácido hialurónico que utilizamos para el mentón tiene una duración estimada de entre 12 y hasta 24 meses. Por ello se recomienda revisar el tratamiento al año y ver si es necesario retocar el tratamiento o posponer el mismo.

Los resultados ya comienzan a observarse prácticamente por completo de forma inmediata. Sí que es cierto que se producen ligeras variaciones en los resultados debidas a la inflamación que conlleva el tratamiento por mínima que sea, motivo por el cual realizamos una revisión del tratamiento normalmente a las dos semanas.

No es necesario ningún cuidado pre-tratamiento específico aunque se recomienda evitar el consumo de alcohol. En personas con tendencia a infecciones herpéticas se suele recomendar realizar una profilaxis antiherpética los días anteriores.
Después del tratamiento siempre recomendamos al paciente que no masajee la zona tratada salvo que se le indique expresamente lo contrario, y que evite ejercicio físico, saunas o piscinas. En algunos casos se puede pautar una medicación para ayudar a prevenir o disminuir la inflamación resultante del tratamiento o para evitar infecciones.

Como todos los tratamientos, siempre conllevan algún riesgo. Los más frecuentes en el caso del ácido hialurónico son la aparición de pequeños hematomas.

Pide una cita